¿Cómo hacer un masaje con una piedra de turmalina?

piedra de turmalina

La turmalina es un mineral que pertenece al grupo de los silicatos. En la naturaleza se pueden encontrar en una gran variedad de colores, desde negros y rosas a verdes y azules. A esta se le atribuyen importantes beneficios físicos y psicológicos, ya que ayuda a equilibrar nuestras energías y a calmar dolores. De hecho, la piedra turmalina es empleada en el masaje y fisioterapia. También es habitual encontrar este precioso mineral en joyas por sus propiedades curativas, como en colgantes, pulseras, pendientes…

Propiedades y usos de las turmalinas

La turmalina es un mineral purificante y energético. Su uso es excepcional para equilibrar los chacras, pero también para regular las energías. Generalmente se emplean para eliminar los bloqueos y la negatividad, liberar tensiones internas y limpiar el aura. Ideal para una transformación total de nuestros puntos energéticos. Convierte las energías densas en fluidas y hasta ayuda a tratar ciertas dolencias físicas.

Sus usos y propiedades son innumerables. Así, es uno de los minerales más polivalentes que existen en la Tierra. Una piedra turmalina en cada una de tus manos te dará tranquilidad y te ayudará a reducir la ansiedad y el estrés acumulados. Incluso purifica, limpia y protege de las radiaciones que emiten nuestros dispositivos móviles. Ayuda a proteger nuestros huesos y articulaciones y colabora en la conciliación del sueño.

¿Cómo dar un masaje con esta poderosa piedra

A diferencia de otras, las piedras turmalinas no nos hace falta calentarlas. Se bastan por sí mismas y ofrecen mejores prestaciones si están a temperatura ambiente o calientes por el sol. Antes de comenzar debes limpiarlas cuidadosamente. Si lo haces habitualmente justo después de cada uso… ¡todavía mejor! Realiza un suave masaje a tu paciente, acompañando tus movimientos con aceites esenciales. Esto es para empezar a relajar el cuerpo y prepararlo para las turmalinas.

A continuación, reparte las piedras por los diferentes chacras o solo trabaja aquellos que están más bloqueados. Lo más adecuado para conseguir unos resultados excelentes es trabajar primero las zonas de los chacras más bloqueados y una vez que hemos conseguido desbloquearlos, trabajar todos a la vez para obtener un mayor equilibrio energético y una mayor relajación. Si la persona está muy bloqueada, sería conveniente tener más piedras a mano preparadas por si agotamos el potencial de las primeras.

Puedes utilizar las propias piedras para dar el masaje o emplear tus manos. Si necesitas trabajar sobre grandes bloqueos, lo más adecuado es usar directamente las piedras. Cuando termines de trabajar sobre sus centros energéticos, déjalas reposar encima de cada chacra. Después se debe dejar a la persona descansar en la camilla con las piedras sobre su cuerpo durante unos 15 minutos. Por último, solo queda retirar las piedras, lavarlas y recargarlas, así como dar un ligero y breve masaje nuevamente a nuestro paciente.

¿Cómo recargar energéticamente este mineral?

Las noches de luna llena se deben dejar las turmalinas al aire libre, bajo su luz, aunque también se pueden recargar al sol. Lo ideal sería combinar ambos pasos, o sea, dejarla recargar durante la noche, después lavarla con agua y sal y dejarla secar al sol durante el día. Para las terapias de sanación este paso es fundamental. Tenemos que cargar energéticamente las piedras para que funcionen correctamente y aprovechar sus propiedades al máximo.

Se deben recargar después de cada uso, es decir, nada más terminar un masaje se deben recargar al sol o bajo la luz de la luna para que vuelva a tener todo su potencial. Si no se hace esto el masaje no servirá para nada, será como querer usar un móvil sin batería. Al manipular estas piedras también debemos tener las manos siempre limpias y tratarlas con sumo cuidado para no alterar su poderosa energía. Y si trabajamos con una persona cargada de negatividad, al finalizar el masaje debemos colocar las piedras bajo una capa de sal.

Información de interés para nuestro masaje

La piedra la debemos colocar sobre la piel para que ambas superficies estén en contacto directo. A la hora de comprar estas piedras, sería recomendable tener diferentes tamaños, ya que dependiendo de su uso te vendrán mejor unas que otras. Si trabajas bloqueos, por ejemplo, sería recomendable utilizar piedras de tamaño generoso, ya que una de pequeño tamaño no será suficiente para desbloquear determinados chacras.

Si eres un amante de estas piedras, puedes llevarlas contigo convertidas en joyas. Aprovecharás sus fantásticos beneficios y tendrás un precioso colgante o pulsera. También es un excelente regalo para alguien especial. En Europa y China su popularidad ya es conocida desde hace siglos. Y, con el uso de este mineral para los masajes y la fisioterapia, su empleo es cada vez mayor por ser tan excelente aliado de nuestra salud mental y física.

Cómo elegir su médico: las cualidades esenciales de un buen fisioterapeuta
¿Puedes ir a un osteópata sin ninguna razón en particular?