Osteopatía: también ayuda en caso de problemas digestivos.

La eficacia de la osteopatía contra los trastornos digestivos se ha demostrado durante años. Si sufre de dolor crónico, puede ser el momento de consultar a un osteópata. ¿Pero cómo funciona?

Osteopatía: ¿qué es exactamente?

La osteopatía es una práctica de la medicina alternativa. El objetivo es encontrar el origen del problema para tratar a cada paciente a fondo. Por lo tanto, no se trata sólo de tratar los síntomas para aliviar al paciente, sino también de curarlo y evitar que la enfermedad reaparezca. ¿Su ventaja? No hay contraindicaciones. Por lo tanto, cualquiera que sea su edad, puede seguir las sesiones de osteopatía.

Una sesión no suele ser suficiente para curar una enfermedad. Sin embargo, el número depende de la edad de la persona y de la enfermedad. El tratamiento tardará más tiempo en los síntomas que han estado presentes durante mucho tiempo.

¿Cuáles son las indicaciones?

La osteopatía es una medicina que puede tratar varios problemas: diversos dolores musculares y articulares, lesiones, hernias discales, trastornos neurológicos, trastornos cefálicos, problemas de otorrinolaringología, trastornos del sueño, problemas de concentración, fatiga crónica, problemas pediátricos, trastornos urogenitales, trastornos obstétricos y trastornos digestivos.

La osteopatía para los trastornos digestivos es obviamente un tratamiento muy eficaz para el reflujo gástrico, el síndrome del intestino irritable, el estreñimiento, la hinchazón, la hernia de hiato, las náuseas, etc. Estos trastornos pueden interferir en la vida diaria de una persona e incluso pueden provocar otros síntomas más o menos graves. La osteopatía puede ser una buena alternativa a la medicina.

¿Cómo se lleva a cabo la sesión?

Una sesión de osteopatía tiene lugar en varias etapas y dura entre media hora y una hora: la anamnesis o el interrogatorio.

Al principio, el osteópata le hará preguntas muy personales: hábitos, síntomas y las principales causas del problema. También revisará su historial médico, lo que puede explicar ciertas disfunciones. Todo esto se hace con el fin de obtener una buena comprensión del problema.

Las pruebas:

El paciente tendrá que ponerse su ropa interior para que el terapeuta pueda examinar su cuerpo en profundidad y evaluar las diferentes estructuras: brazos, vientre, bajo, etc.

El tratamiento:

Tan pronto como haya localizado la raíz del problema, detallará el plan y la duración del tratamiento. Y la sesión comienza. Tendrás que acostarte en una mesa de osteopatía para un resultado óptimo. Hay diferentes técnicas: osteopatía visceral, craneal o estructural.

Al final de la sesión, le dará algunas recomendaciones para acelerar el proceso de curación y evitar la recaída: consejos dietéticos, práctica de deportes, ejercicios, prescripción de suplementos dietéticos…

¡Cuidado! Para algunos pacientes el alivio es instantáneo, para otros se necesitarían varias sesiones para que los síntomas desaparezcan para siempre.

Cómo elegir su médico: las cualidades esenciales de un buen fisioterapeuta
¿Puedes ir a un osteópata sin ninguna razón en particular?